Spinor 35

El número 35 de la revista Spinor está dedicado a los robots. Mira mis aportes y los temas que se abordan. Leela en línea.

Anuncios

spinor

El año pasado pude reunir artículos de compañeros de la FCE relacionados con la robótica para el número 35 de la revista Spinor.

Por causa del sismo del 19 de septiembre la impresión se atrasó, pero ya está aquí y también su versión en línea.

En este número hay un artículo que hice junto con los doctores Josefina Guerrero García y Juan Manuel González Calleros acerca de como los robots empiezan a formar parte de las aulas y lo titulamos Tu maestro el robot.

Aparece una entrevista que le hice al Dr. David Eduardo Pinto Avendaño, que nos platica acerca de como los robots aprenden del lenguaje natural de los humanos.

Tuve el gusto además de escribir una semblanza de una de las mujeres reconocidas en el área de la robótica, la Dra. Angélica Muñoz Meléndez del INAOE.

Te invito a que disfrutes de la revista donde además encontrarás artículos sobre drones, robots móviles y de protección ambiental.

 

 

 

 

 

 

 

¡Robots! ¡Robots!

No me parece a mi que los robots sean extraños a los niños. De hecho me parece que hacen muy buenas migas. Por lo que hablar de robótica en el aula es algo que sería natural

julio04-064

Ha dejado de ser ciencia ficción, y se ha vuelto cosa de todos los días saber que hay un nuevo robot en funciones o que mejorar la sensibilidad de sus sensores, o que han roto un nuevo récord.

Los robots ya están aquí, están en la industria desde 1961, pero ya están aquí en las casas desde hace poco. Están en forma de juguetes que pueden hacer interacción con los niños, tal vez el más famoso sea Furby, aunque de mis favoritos es el Robosapien.

No me parece a mi que los robots sean extraños a los niños. De hecho me parece que hacen muy buenas migas. Por lo que hablar de robótica en el aula es algo que sería natural. Sin embargo, pasa del juego a la generación del pensamiento computacional es donde vale la pena hacer el esfuerzo.

Durante años he trabajado con mis alumnos de la facultad de electrónica para llevar pláticas y talleres de robótica mediante un grupo que hemos denominado Hipercubo. Y con el paso de los años algunos de los chicos que han recibido esas pláticas han llegado a la carrera de electrónica o macarrónica motivados por esa ocasión que nos vieron. Eso indica que hacer este tipo de actividades puede hacer vocaciones, por lo que la idea de que desde chicos puedan acceder al pensamiento computacional desde edades tempranas me es muy grata.

Este pensamiento que permite organizar tus ideas para poder resolver problemas o algoritmos que resuelven problemas con datos definidos es lo que permite que los alumnos logren cosas tan impresionantes como esta medusa aérea.