Corazón de Tinta

Corazón de tinta

Me lo compré con la intensión de que lo leyera mi niña. Pero como es natural primero lo he leído yo.

No con muchas ilusiones pues empecé a ver la película con Brendan Fraser y no la terminé.

Sin embargo aquí me topé con algo que vale la pena.

Y es que en sus primeros capítulos tiene frases que me han agradado mucho. Por ejemplo, la inscripción en la puerta del taller de Mo:

Algunos libros deben ser paladeados,
otros se engullen,
y sólo unos pocos se mastican
y se digieren por completo

 

Y es que este libro es para los amantes de los libros. Ve a los libros como amigos de viaje, mira porqué:

-Si llevas un libro a un viaje- le había dicho Mo cuando introdujo el primero en la caja- sucede algo muy extraño : el libro empezará a atesorar tus recuerdos. Mas tarde, te bastará con abrirlo para trasladarte al lugar donde lo leíste por vez primera.

 

Y sobre los que escriben los libros hay un párrafo muy curioso:
Libro
La historia es buena, y te mantiene entretenido. Pero lo que mas me gusta son las ideas que te da. Ideas sobre un libro sobre una tierra fantástica. Con personajes tan interesantes que al salir a esta realidad se vuelven mas feroces, mas peligrosos.

También esta manera de ensalzar al libro por lo que te da. Por los cuentos, pero también por la compañía, por los personajes pero también por los sustos. Por ser objetos valiosos, por su costo, pero también por su historia.

Una característica importante: es la puerta a otros libros. Y esto lo consigue con las citas que Cornelia Funke, la autora, pone al inicio de cada capítulo. Desde Winnie Pooh, hasta el Hobbit, y muchos otros que no conozco, sirven de entrada al capítulo con una frase extraída de ellos. Y de ahí que te preguntes ¿y este libro que tal estará? ¿o reconozcas muchos libros queridos como el Libro de la jungla.

Creo que la única cita que no es de un libro es esta:

Solamente el lenguaje nos protege del espanto de las cosas sin nombre. Toni Morrison.

Porque lo que no se puede nombrar nos da miedo, como el que tenían los magos de Harry Potter con el que tu ya sabes.

Después de leer el libro busqué la película. Y han cambiado varios elementos del argumento, pero es muy entretenida y hasta con final feliz.

Si tienes un niño que le gusten los libros,  puedes leer con él este y lo disfrutarán juntos.

¿Me cuentas tu opinión si lo lees?

 

Anuncios

El cuerpo del delirio

CdMMNhsUMAAiVuX
Iba en el auto cuando escuché a Porcayo invitando para la presentación de su libro en la Feria Nacional del Libro (FENALI) de la BUAP.
A Horacio lo conocí cuando estábamos preparando un diplomado sobre Divulgación Científica en la Ibero Puebla, junto con nuestra amiga Celine Armenta.
Como me dirigía al centro para la organización inicial del Arduino Day 2016,  aproveché para pasar por una librería y comprar El Cuerpo del Delirio.
Es mezcla muy peculiar: trama detectivesca con zobies vudú y  referencias de Einstein, Clarke y aquellas fotonovelas y revistas de brujas que se editaban en los setentas y ochentas. Eso la hará un poco difícil de leer.
Tal vez este extracto del libro  muestre algo de lo que digo.
De la teoría a la práctica hay un salto de fe. Uno prodigioso.
Sumergidos en el mar de sobreinformación, solemos coquetear con mil y un conceptos, sin decidirnos.
Todo ocurre en el espacio virtual del pensamiento. Todos somos medio científicos, medio católicos, medio supersticiosos. Medio algo.
Pero siempre se puede hacer  el truco de no tratar de comprenderla y sólo disfrutarla.
Disfrutar las frases y los párrafos. Sufrir con e protagonista y tratar de entender el misterio, la magia.
Como todo libro bien escrito es interesante y no lo sueltas hasta saber que pasó con el cuerpo, ¿porqué del delirio?, quien es el responsable y ¿cómo acabará todo?
Como toda aventura hay un viaje, no solo en la carretera sino introspectivo, y ahí es donde aparecen varias frases atribuidas a Einstein y las tres leyes de Clarke.
Tuve la suerte de estar en la presentación del libro en la FENALI 2016 de la BUAP.
Cdtf82ZUsAENjX6.jpg
Y el enorme orgullo de tener una dedicatoria.
580354_924730790974222_6538127335352250760_n

No he leído

stone.jpg

No he leído tanto como quisiera, y lo poco que he leído no se los he platicado, como era una de las muchas intensiones de este blog.

Y es que uno no se debe  guardar para sí una lectura tan entretenida como resultó ser Los Stone, de uno de mis autores favoritos, Robert Anson Heinlein.

Es una novelita en la reconoces todos los temas de este autor. Viajes espaciales, matemáticas y física, pero por sobre todo, unos personajes fuertes, independientes pero que a pesar de su orgullo saben trabajar en equipo.

¿Y qué mejor equipo que una familia? Una familia donde el más tonto es el capaz de ganarle al ajedrez a cualquiera, aunque solo es un pequeño. La abuela es ingeniero espacial, o al menos es lo que menciona pues dice que tiene varias profesiones. La mamá es médico, los gemelos de apenas 15 son unos grandes comerciantes, la hija por descubrir su vocación y el bebé, del cual se deja entrever ciertas capacidades telepáticas. El papá es todo un capitán que resuelve rápidamente tanto problemas de mando como de navegación interplanetaria.

Y las aventuras empiezan con ese gusanito de la aventura que Heinlein siempre pone a sus personajes, con la novedad de que aquí es toda una familia que sale de viaje. El episodio de los gato me suena muy cercano a uno de Star trek con ciertos animalitos cariñosos y peludos.

Y como siempre, muchos de los problemas iniciaran por obtener una mejor ganancia, o al menos no tener pérdidas, a partir de las peores circunstancias: bicicletas en marte, gatos en el espacio…

No te aburres con esta novela y tal vez pudiera ser un primer acercamiento a la Ciencia Ficción dura para algún adolescente al que le quieras hacer un regalo.

¡Recomiéndasela!

Para lo que he vivido

2016-02-24 11.05.38.jpg

 

Tres pasiones simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad, esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura mística, la visión anticipada del cielo que han imaginado santos y poetas. Eso era lo que buscaba y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- he hallado.

Con igual pasión he buscado el conocimiento. He deseado entender el corazón de los hombres. He deseado saber por qué brillan las estrellas. Y he tratado de aprehender el poder pitagórico en virtud del cual el número domina al flujo. Algo de esto he logrado, aunque no mucho.

El amor y el conocimiento, en la medida en que ambos eran posibles, me transportaban hacia el cielo. Pero siempre la piedad me hacia volver a la tierra. Resuena en mi corazón el eco de gritos de dolor. Niños hambrientos, víctimas torturadas por opresores, ancianos desvalidos, carga odiosa para sus hijos, y todo un mundo de soledad, pobreza y dolor convierten en una burla lo que debería ser la existencia humana. Deseo ardientemente aliviar el mal, pero no puedo, y yo también sufro.
Ésta ha sido mi vida. La he hallado digna de vivirse, y con gusto volvería a vivirla si se me ofreciese la oportunidad.

Bertrand Russell

Es increíble lo que puedes encontrar en tu librero. Este libro era de un buen amigo, que me dio a conocer a uno de sus héroes. Tan solo de empezar a leer su autobiografía entendías porqué lo admiraba y te empapabas en la vida de uno de los filósofos y matemáticos mas grandes del sigo veinte.

Lo que aprendí de él lo comentaré en breve.

Leer y leer, leer y leer.

books-690219_1280

La lectura de un libro siempre es un reto. Puede serlo porque estas saturado de tareas y no tienes el tiempo diario que quisieras para leer. Porque el libro que quieres todavía no está en la librería o es demasiado caro para tu presupuesto. O simplemente porque no sabes como empezar a leer un libro, uno solo, el que sea.

Mi amiga Angélica ha puesto en su FB la imagen de un reto de lectura (2015 reading challenge) que hace una lista de 49 libros que se pueden leer en el 2015. Es una buena idea tener este tipo de listas pues te puede guiar en la selección de la lectura.

Si contamos los tres libros de la trilogía tendríamos 52 libros que casi es un libro por semana al año, pero yo digo que en realidad no son tantos. Algunos retos son muy fáciles y se puede cubrir varios rubros con un solo libro. Veamos algunos ejemplos para que te animes a leer:

Harry Potter y la piedra filosofal, J. K. Rowling.
Cumple que tiene magia, que fue escrito en un idioma distinto al tuyo (inglés), es un libro que se convirtió en una película, es un libro con un autor femenino (pone sus iniciales porque nadie quería un autor femenino), es de misterio o suspenso, y es un libro que estuvo prohibido en algunos lugares. Le pones palomita a seis elementos de la lista. Si lees toda la saga podrías tachar la trilogía, de hecho son 7 libros.

Confieso que he vivido. Pablo Neruda.
Autobiografía ¿te anima a conocer la vida de un poeta?

300. Frank Miller
Una novela gráfica que se volvió película y tiene un número en la portada y el título es una sola palabra.

Don Quijote de la Mancha. Manuel de Cervantes
De esos libros que debiste leer en el escuela, la primera novela del idioma español y por tanto clásica, un libro divertido, convertido a película, un libro con mas de 500 páginas, para mí un libro que se desarrolla en un país distinto al mío.

Momo. Michael Ende
Un libro cuyo título es una sola palabra. Libro que un amigo te recomienda. Un libro que puedes terminar en un día (no lo sueltas). Un libro con magia.

Arráncame la vida. Ángeles Mastreta.
Autora femenina, se desarrolla en mi Puebla querida, basado en historias reales, con un triángulo amoroso, que se volvió película.

Te juro Juana que tengo ganas. Emilio Carballido.
Obra de teatro, divertidísima, la puedes leer en un día, te hace llorar (de risa). En el mismo sentido prodrías leer La importancia de llamarse Ernesto de OScar Wilde.

Cien años de soledad. Gabriel García Márquez.
Escrito en el año de mi nacimiento. Premio Nobel (me permito la licencia conservando el espíritu). La hicieron película. Tiene magia.

Me gustaría leer:

El guardían en el centeno. J.D Salinger.
Estuvo prohibido, fue escrito en inglés.

 La broma. Milan Kundera.
Es un libro publicado en mi año de nacimiento (aquí una lista que tal vez te sirva). Es de uno de mis autores favoritos que no he leído.

 

Esta es una entrada que debí publicar hace un año. No he leído los dos mencionados pero espero terminar Wildcards de Gorge R. R. Martin, por lo menos las primeras dos que ya tiene mi hijo en papel.

También atacaré Carrie, de Stephen King, para conocer como estuvo su primera novela.

¿Tú que vas a leer en vacaciones?

Divergente

Cuando te vas de vacaciones te llevas un par de libros para leer en  los ratos muertos. Aunque conozco a un par que va a la playa o a la alberca a presumir que lee pero nomás le hacen al cuento. En estas vacaciones planeaba terminar Las aventuras de un matemático de Ulam, y empezar las Lecciones de literatura de Cortázar.

Pero cuando vas de vacaciones con TODA la familia se vuelve difícil concentrarse entre tanto barullo.

Así que cambié al plan C y decidí terminar Divergente de Verónica Roth, que también andaba por ahí. Lectura ligera que me llevó pocas horas terminar.

La historia de una persona especial que no logra acomodarse a los cánones establecidos y que en el proceso de su maduración va perfilándose como pieza central de un cambio de su mundo,  algo muy común últimamente.

Lo que cambia en esta historia es que el mundo decide dividirse en facciones según aquel rasgo de la naturaleza humana a la que culpan del caos y la guerra:  Abnegación  culpa al Egoísmo,  Erudición a la Ignorancia, Osadía a la Cobardía, Cordialidad a la Agresividad y la Verdad culpa al Engaño.

Si naces en una facción puedes quedarte en ella o a los 16 años, después de cierta prueba, tienes opciones. Generalmente te quedas en tu facción y a veces puedes decidir cambiarte.   Y ahí es donde empiezan los problemas. Si además en tu prueba sale que no tienes definida tu facción sino que puedes pertenecer a cualquier otra entonces eres divergente y todo se complica todavía más.

Hasta aquí la historia me recuerda un poco a Profesión de Asimov. Pues si no puedes definirte por una facción te quedas en sin una y eres un paria. Pero, como ya sabes no me gusta contar toda historia.

En vez de eso comentaré tres citas.

“Creemos que la preparación erradica la cobardía, la cual definimos como la incapacidad para actuar cuando se tiene miedo.”

Dicho por Cuatro, un miembro de Osadía. Me parece una buena filosofía y me recuerda algunos momentos en los que el miedo venía de la incertidumbre. Sobre todo de niño.

” Mi madre decía que la educación es un engaño envuelto en bonito papel de regalo.”

Dicho por Tris, la protagonista, es mejor comentado en otro blog que sigo pero que no he podido encontrar de nuevo. Ahí decía que este libro era una bueca crítica al sistema educativo actual.

” Las intenciones son lo único que les importa. Intentan hacerte pensar que les importa lo que haces, pero no, no quieren que actúes de cierta manera. Lo que quieren es que pienses de cierta manera, así les resulta fácil entenderte y no les supones una amenaza.”

Algo que me recuerda mas bien a Chomski, pero que me recuerda también a lo que se ve en esta semana con gente rezando y vociferando.

Buena lectura para jóvenes aunque hay algunas partes violentas que no me agradaron tanto.

¿A tí te gustó?

 

 

El libro de arena

En otro blog vi ésta entrada  donde leí esta frase me llamó la atención:

El libro impreso es finito, actualizarlo es bien complejo y su costo se incrementa permanentemente. El libro digital es todo lo contrario y en especial puede ser infinito.

Y no sé porqué recordé el Libro de Arena de Jorge Luis Borges. Recuerdo haber leído el cuento en un libro que me prestara mi amiga Chayito cuando aún éramos estudiantes de la carrea de Matemáticas. Recuerdo la emoción que me dió comprender el inicio del cuento, debido a que hace poco habíamos estudiado las propiedades topológicas de los números reales:

La línea consta de un número infinito de puntos; el plano, de un número infinito de líneas; el volumen, de un número infinito de planos; el hipervolumen, de un número infinito de volúmenes…

Borges no era matemático, pero siempre se sintió atraído por el concepto de infinito.

Y como gran maestro contaba con sus admiradoras

Pero la idea de este libro, sin principio ni fin me emocionó desde que leí el cuento por primera vez. No paraba de pensar en esta analogía y cómo podría ser posible físicamente.

Ahora me he dado cuenta de que este libro ya existe y es conocido como internet.  No hay inicio ni fin, y si no usas algún modo de recordar la página que cargaste la puedes perder y no volverla a ver jamás. La analogía es extraordinariamente precisa.

Pero lo que me preocupa es la otra característica del libro de arena:  que te lleva a la obsesión y posiblemente a la locura.

No mostré a nadie mi tesoro.  A la dicha de poseerlo se agregó el temor de que lo robaran, y después el recelo de que no fuera verdaderamente infinito. Esas dos inquietudes agravaron mi ya vieja misantropía. Me quedaban unos amigos; dejé de verlos. Prisionero del Libro, casi no me asomaba a la calle. Examiné con una lupa el gastado lomo y las tapas, y rechacé la posibilidad de algún artificio. Comprobé que las
pequeñas ilustraciones distaban dos mil páginas una de otra. Las fui anotando en una libreta alfabética, que no tardé en llenar. Nunca se repitieron. De noche, en los escasos intervalos que me concedía el insomnio, soñaba con el libro.

¿No les recuerda a algunos adictos a navegar en la web?

No cabe duda que a veces nuestros sabios pueden preveer los problemas antes de que existen las causas reales.

Te invito a leer este y otros cuentos de Borges para descubrir otros mundos fantásticos y misteriosos que nos plantea.