Corazón de Tinta

Corazón de tinta

Me lo compré con la intensión de que lo leyera mi niña. Pero como es natural primero lo he leído yo.

No con muchas ilusiones pues empecé a ver la película con Brendan Fraser y no la terminé.

Sin embargo aquí me topé con algo que vale la pena.

Y es que en sus primeros capítulos tiene frases que me han agradado mucho. Por ejemplo, la inscripción en la puerta del taller de Mo:

Algunos libros deben ser paladeados,
otros se engullen,
y sólo unos pocos se mastican
y se digieren por completo

 

Y es que este libro es para los amantes de los libros. Ve a los libros como amigos de viaje, mira porqué:

-Si llevas un libro a un viaje- le había dicho Mo cuando introdujo el primero en la caja- sucede algo muy extraño : el libro empezará a atesorar tus recuerdos. Mas tarde, te bastará con abrirlo para trasladarte al lugar donde lo leíste por vez primera.

 

Y sobre los que escriben los libros hay un párrafo muy curioso:
Libro
La historia es buena, y te mantiene entretenido. Pero lo que mas me gusta son las ideas que te da. Ideas sobre un libro sobre una tierra fantástica. Con personajes tan interesantes que al salir a esta realidad se vuelven mas feroces, mas peligrosos.

También esta manera de ensalzar al libro por lo que te da. Por los cuentos, pero también por la compañía, por los personajes pero también por los sustos. Por ser objetos valiosos, por su costo, pero también por su historia.

Una característica importante: es la puerta a otros libros. Y esto lo consigue con las citas que Cornelia Funke, la autora, pone al inicio de cada capítulo. Desde Winnie Pooh, hasta el Hobbit, y muchos otros que no conozco, sirven de entrada al capítulo con una frase extraída de ellos. Y de ahí que te preguntes ¿y este libro que tal estará? ¿o reconozcas muchos libros queridos como el Libro de la jungla.

Creo que la única cita que no es de un libro es esta:

Solamente el lenguaje nos protege del espanto de las cosas sin nombre. Toni Morrison.

Porque lo que no se puede nombrar nos da miedo, como el que tenían los magos de Harry Potter con el que tu ya sabes.

Después de leer el libro busqué la película. Y han cambiado varios elementos del argumento, pero es muy entretenida y hasta con final feliz.

Si tienes un niño que le gusten los libros,  puedes leer con él este y lo disfrutarán juntos.

¿Me cuentas tu opinión si lo lees?

 

El cuerpo del delirio

CdMMNhsUMAAiVuX
Iba en el auto cuando escuché a Porcayo invitando para la presentación de su libro en la Feria Nacional del Libro (FENALI) de la BUAP.
A Horacio lo conocí cuando estábamos preparando un diplomado sobre Divulgación Científica en la Ibero Puebla, junto con nuestra amiga Celine Armenta.
Como me dirigía al centro para la organización inicial del Arduino Day 2016,  aproveché para pasar por una librería y comprar El Cuerpo del Delirio.
Es mezcla muy peculiar: trama detectivesca con zobies vudú y  referencias de Einstein, Clarke y aquellas fotonovelas y revistas de brujas que se editaban en los setentas y ochentas. Eso la hará un poco difícil de leer.
Tal vez este extracto del libro  muestre algo de lo que digo.
De la teoría a la práctica hay un salto de fe. Uno prodigioso.
Sumergidos en el mar de sobreinformación, solemos coquetear con mil y un conceptos, sin decidirnos.
Todo ocurre en el espacio virtual del pensamiento. Todos somos medio científicos, medio católicos, medio supersticiosos. Medio algo.
Pero siempre se puede hacer  el truco de no tratar de comprenderla y sólo disfrutarla.
Disfrutar las frases y los párrafos. Sufrir con e protagonista y tratar de entender el misterio, la magia.
Como todo libro bien escrito es interesante y no lo sueltas hasta saber que pasó con el cuerpo, ¿porqué del delirio?, quien es el responsable y ¿cómo acabará todo?
Como toda aventura hay un viaje, no solo en la carretera sino introspectivo, y ahí es donde aparecen varias frases atribuidas a Einstein y las tres leyes de Clarke.
Tuve la suerte de estar en la presentación del libro en la FENALI 2016 de la BUAP.
Cdtf82ZUsAENjX6.jpg
Y el enorme orgullo de tener una dedicatoria.
580354_924730790974222_6538127335352250760_n

No he leído

stone.jpg

No he leído tanto como quisiera, y lo poco que he leído no se los he platicado, como era una de las muchas intensiones de este blog.

Y es que uno no se debe  guardar para sí una lectura tan entretenida como resultó ser Los Stone, de uno de mis autores favoritos, Robert Anson Heinlein.

Es una novelita en la reconoces todos los temas de este autor. Viajes espaciales, matemáticas y física, pero por sobre todo, unos personajes fuertes, independientes pero que a pesar de su orgullo saben trabajar en equipo.

¿Y qué mejor equipo que una familia? Una familia donde el más tonto es el capaz de ganarle al ajedrez a cualquiera, aunque solo es un pequeño. La abuela es ingeniero espacial, o al menos es lo que menciona pues dice que tiene varias profesiones. La mamá es médico, los gemelos de apenas 15 son unos grandes comerciantes, la hija por descubrir su vocación y el bebé, del cual se deja entrever ciertas capacidades telepáticas. El papá es todo un capitán que resuelve rápidamente tanto problemas de mando como de navegación interplanetaria.

Y las aventuras empiezan con ese gusanito de la aventura que Heinlein siempre pone a sus personajes, con la novedad de que aquí es toda una familia que sale de viaje. El episodio de los gato me suena muy cercano a uno de Star trek con ciertos animalitos cariñosos y peludos.

Y como siempre, muchos de los problemas iniciaran por obtener una mejor ganancia, o al menos no tener pérdidas, a partir de las peores circunstancias: bicicletas en marte, gatos en el espacio…

No te aburres con esta novela y tal vez pudiera ser un primer acercamiento a la Ciencia Ficción dura para algún adolescente al que le quieras hacer un regalo.

¡Recomiéndasela!