Procrastinación

Hasta parece una palabrota, pero solo es  una forma de designar a esta actitud de dejar las cosas para después. Sobre todo en la actualidad cuando hay todo tipo de distractores, empezando por el celular.

zenpencilsprocra.png
Mira la imagen completa en: https://zenpencils.com/comic/poe/

Uno de mis artistas favoritos, Gavin Aung Than, tiene un hermoso proyecto llamado Zen pencils en donde ha puesto un comic sobre esta palabra, basado en un cuento de Edgar Allan Poe.

El texto de este comic es el siguiente:

Tenemos ante nosotros una tarea que debe ser cumplida velozmente. Sabemos que la demora será ruinosa. La crisis más importante de nuestra vida exige, a grandes voces, energía y acción inmediatas. Ardemos, nos consumimos de ansiedad por comenzar la tarea, y en la anticipación de su magnifico resultado nuestra alma se enardece. Debe tiene que ser emprendida hoy y, sin embargo, la dejamos para mañana; ¿y por qué? No hay respuesta, salvo que sentimos esa actitud perversa, usando la palabra sin comprensión del principio. El día siguiente llega, y con él una ansiedad más impaciente por cumplir con nuestro deber, pero con este verdadero aumento de ansiedad llega también un indecible anhelo de postergación realmente espantosa por lo insondable.

Este anhelo cobra fuerzas a medida que pasa el tiempo. La última hora para la acción está al alcance de nuestra mano. Nos estremece la violencia del conflicto interior, de lo definido con lo indefinido, de la sustancia con la sombra. Pero si la contienda ha llegado tan lejos, la sombra es la que vence, luchamos en vano. Suena la hora y doblan a muerto por nuestra felicidad. Al mismo tiempo es el canto del gallo para el fantasma que nos había atemorizado. Vuela, desaparece, somos libres. La antigua energía retorna.

Trabajaremos ahora. ¡Ay, es demasiado tarde!

La traducción la tomé  de  El espejo gótico,  que tiene el cuento completo, titulado El demonio de lo perverso.

Iba a poner mas sobre el cuento, pero creo que lo voy a dejar para después.

Anuncios

Cut and paste y tienes hecha la tarea

Con el éxito de Internet, ocurrió exponencialmente el plagio como reacción a la rapidez y volumen de la difusión de la información. En este texto te invito a reflexionar acerca de porque académicamente pierdes cuando realizas un plagio.

La copia de trabajos académicos es ahora muy común pero también es, en cierto modo, ignorada. Porque, ¿quién lee ahora? ¿Para qué hacerlo si ni siquiera hay tiempo de digerir lo que urge para la escuela, o el trabajo?

Sin embargo ya es muy común encontrar 2 o 3 copias del mismo texto en distintos foros. Por ejemplo en cierta página estudiantil  me encontré textos interesantes firmados por colaboradores del mismo, que desgraciadamente habían sido plagiados en o de otros lugares. En particular, un texto sobre Noviazgo, se encuentra en rincón del vago firmado por estudiantes venezolanos (Gómez Alba, Isaac Katty, Mendoza Lérida, Ramírez Ronald, 2003), en monografías.com por Alberto Polanco, y en la página citada por Air On Rover (2005).

Para definir el plagio podemos tomar el texto siguiente [1]:
El plagio consiste en hacer pasar como nuestras, ideas o textos que pensaron otros y que nos fueron transmitidas por ellos, bien por escrito, bien oralmente o por algún otro mecanismo de comunicación. El plagio se consuma en dos circunstancias: cuando usamos las ideas textuales de otro y no las colocamos entre comillas, o cuando no damos a quien nos lee o nos escucha, la indicación suficiente como para que sepa de qué autor, libro, documento o circunstancia fue tomada la idea ajena.

La segunda opción es la ocurrida en el caso de texto sobre noviazgo, el cual por cierto está incompleto respecto a los otros dos sitios.

Y es que precisamente lo malo del plagio no es divulgar algún contenido, sino adjudicárselo. Tomar un texto como propio quitándole el merito a quien de verdad investigo, creó, se inspiró… y sudó para darle forma y hacer legible la idea que tuvo.

En la revista elementos en su número de enero marzo de 2006, Héctor Cerezo Huerta menciona [2]:
Esta problemática del plagio académico en los estudiantes exhibe como núcleo central la inhabilidad en el manejo ético de la información e ignorar la necesidad de la presentación exacta de los hechos y las ideas. La ética en la investigación científica y más específicamente en la producción académica de los futuros profesionales requiere que, con el acceso a la misma información y conocimiento, otros puedan alcanzar razonablemente las mismas conclusiones que el escritor del texto sin necesidad de minar el núcleo de la academia.
Tal vez se comprenda mejor como lo que dicen los de la Universidad Autónoma del Estado de México [3]:
¿Por qué ocurre el plagio? Encontrar una respuesta tentativa a esta pregunta puede conducirnos hacia soluciones diferentes de acuerdo a las causes encontradas. Varias son las causas que originan esta falta. La pobreza intelectual o de creación ante la exigencia de producir un trabajo conduce a la copia de un trabajo semejante producido por otro. La pereza intelectual conduce al mismo resultado. Una razón moral (o inmoral) que es la simple falta de respeto por el otro es otra de las causas que encaminan hacia al plagio.
Para que no quede duda de los que es el plagio, en el tecnológico de Monterrey enlistan [4]:
Son actos específicos de plagio los siguientes:
1. Copiar y pegar texto de cualquier documento en línea, tal como enciclopedias.
2. Copiar y pegar texto de cualquier sitio de Internet.
3. Transcribir texto de cualquier material impreso como libros, revistas, enciclopedias o periódicos.
4. Modificar el texto de cualquiera de las fuentes arriba mencionadas. Por ejemplo, cambiar únicamente algunas palabras del texto, no constituye un documento original, por lo tanto se considera plagio.
5. Usar fotografías, videos o audio sin el permiso correspondiente o sin darle el crédito a la fuente original. Se puede utilizar material fotográfico, audiográfico o videográfico en un documento o presentación que se cree siempre y cuando no se obtenga provecho de ello o que se haga un uso diferente para el cual fue creado, además de que debe asentarse la referencia documental indicando de dónde se obtuvo, para que no sea considerado plagio.
6. Utilizar el trabajo de otro estudiante y presentarlo como propio, aun con su permiso, es un acto de plagio, no es ético. (Y de acuerdo con el reglamento antes citado, esto conlleva a una falta de ambas partes, quien lo presta y quien lo utiliza.)
7. Adquirir trabajos comerciales no es ético académicamente.
8. Traducir de un idioma a otro no se considera “utilizar las propias palabras”, por lo cual las traducciones deben ser tratadas de la misma manera que las citas, resúmenes o paráfrasis.
9. Utilizar un ensayo propio, escrito para otra materia u otro propósito sin autorización de los profesores de ambos cursos, el actual y para el que originalmente se escribió, es un acto de auto-plagio. La opción es utilizar dicho trabajo como otra fuente de consulta y rescribirlo para los fines de la nueva materia.

Las sanciones que se mencionan en ambas instituciones van desde, la educación, la reflexión y amonestación personal hasta una penalización colegiada (expulsión).

Como profesor me voy por las primeras. Creo que nuestros alumnos hacen utilizan su energía y creatividad en estas prácticas porque no les damos opciones ni ejemplo. Es muy fácil decirles a los alumnos que hagan algo sin acompañarlos en el proceso y amenazando con una nota baja.
Es más, los profesores de ciencias duras les dejamos eso de la ética y la redacción a los de ciencias sociales y rara vez tocamos el tema de porqué y como comunicar adecuadamente las ideas, cómo defender las propias y respetar las ajenas, cómo crecer juntos por medio del trabajo honesto (ver [4], por ejemplo).

Un detalle: el hecho de que Internet te permita acceder a grandes cantidades de información, está no tiene garantía de ser veraz, esto es porque las páginas personales, los blogs y las páginas recolectoras de trabajos no verifican la calidad de la información que tienen ahí.

Ahora bien, para valorar el trabajo de los demás debes hacer uno tú mismo. Dicen por ahí que para escribir tienes algo que decir. Cuando escuché esto me pregunté si tenía algo que decir y llegué a la conclusión de que cualquier persona tiene algo que aportar a la humanidad. El aporte puede ser modesto, pero si es sincero y personal es válido.
Por último quiero decir que en una facultad de ciencias como la nuestra la búsqueda de nuevas ideas, de innovación científica es nuestra mejor carta de presentación, y no debe ser tirada por la borda, que es lo que se consigue cuando no valoramos y respetamos nuestro propio trabajo y el de los demás.
Referencias

[1]. Porqué y cómo debemos combatir el plagio. Pontificia Universidad Católica del Perú ( http://www.pucp.edu.pe/acerca/vrac/plagio/)
[2]. Aspectos éticos del plagio académico de los estudiantes universitarios. Héctor Cerezo Huerta, http://www.elementos.buap.mx/num61/pdf/31.pdf).
[3]. Como tratar el plagio. Cuerpo Académico de Ética de la UAEM. (http://www.uaemex.mx/ceu/publi/plagio.html)
[4]. Plagio, deshonestidad académica y trabajo colaborativo. División de Profesional y Graduados, Departamento de Letras . (http://www.cem.itesm.mx/consulta/plagio/)

Otros puntos de vista se pueden encontrar en:

[5]. Copia este libro. David Bravo Bueno. (Más enfocado a la descarga de música. Y tratando de definir qué es y no “piratería” http://elastico.net/archives/005194.html)
[6]. http://es.wikibooks.org/wiki/Cibercultura:hacia_una_pedagog%C3%ADa_del_plagio

Este es un texto que escribi el 28 de diciembre de 2005 pero que desgraciadamente sigue vigente.