No he leído

stone.jpg

No he leído tanto como quisiera, y lo poco que he leído no se los he platicado, como era una de las muchas intensiones de este blog.

Y es que uno no se debe  guardar para sí una lectura tan entretenida como resultó ser Los Stone, de uno de mis autores favoritos, Robert Anson Heinlein.

Es una novelita en la reconoces todos los temas de este autor. Viajes espaciales, matemáticas y física, pero por sobre todo, unos personajes fuertes, independientes pero que a pesar de su orgullo saben trabajar en equipo.

¿Y qué mejor equipo que una familia? Una familia donde el más tonto es el capaz de ganarle al ajedrez a cualquiera, aunque solo es un pequeño. La abuela es ingeniero espacial, o al menos es lo que menciona pues dice que tiene varias profesiones. La mamá es médico, los gemelos de apenas 15 son unos grandes comerciantes, la hija por descubrir su vocación y el bebé, del cual se deja entrever ciertas capacidades telepáticas. El papá es todo un capitán que resuelve rápidamente tanto problemas de mando como de navegación interplanetaria.

Y las aventuras empiezan con ese gusanito de la aventura que Heinlein siempre pone a sus personajes, con la novedad de que aquí es toda una familia que sale de viaje. El episodio de los gato me suena muy cercano a uno de Star trek con ciertos animalitos cariñosos y peludos.

Y como siempre, muchos de los problemas iniciaran por obtener una mejor ganancia, o al menos no tener pérdidas, a partir de las peores circunstancias: bicicletas en marte, gatos en el espacio…

No te aburres con esta novela y tal vez pudiera ser un primer acercamiento a la Ciencia Ficción dura para algún adolescente al que le quieras hacer un regalo.

¡Recomiéndasela!

El juego de Ender de Orson Scott Card

Tenía que leer el libro.

En ocasiones la vida te hace olvidar las cosas importantes. Cosas como leer por placer.

Cuando era más joven (como dijo Sabina), tenía un grupo de amigos con una pasión: leer ciencia ficción. Los libros pasaban, en  préstamo, de mano en mano, de lector en lector, y eran devorados en días, a veces en horas. Debías leer rápido si querías que te prestaran otro libro y, claro, tu debías prestar los tuyos. Un amigo, Crisanto, tenía un hermano que tenía ya los medios para comprar al menos un libro por semana, así que era nuestra fuente principal. Recuerdo que nos prestaba libros de encuadernación rústica y negros (¿ed. Roca?), que se desbarataban con el uso, pero que tenían a los clásicos. Y ahí no estaba el Juego de Ender.
Después vinieron otros azules con aplicaciones plateadas en la portada: tampoco lo leí ahí.

Así que se me pasaron los años y ese no fue un libro leído en ese círculo.

Ahora que viene la película me di la oportunidad, y entendí porqué es de culto. Si logro leer alguna de las otras novelas de la saga seré feliz.

No me gustaría comentar la trama pues me da miedo decir algo de más,  pero si puedo recomendarla y decir que lo que me gustó fue la forma en como sus hermanos trabajan modificando la realidad en algo parecido a la internet, las redes. Claro que la trama es magnífica pero te toma por sorpresa y no te das cuenta nunca de lo que va a pasar. Ojalá no te la pierdas y ojalá no echen a perder la historia con la película.