Un nuevo Edumaker

La historia de Eugenio: Te platico como ha nacido un nuevo Edumaker

Anuncios

2017-02-08-12-57-11

Eugenio llegó un poco atemorizado, con precaución. Preguntaba sobre la posibilidad de hacer una tesis.

“Sabe, hace años salí de la facultad y ya solo me falta la tesis para titularme”

Profesor de bachillerato, su preocupación de aportar algo a sus alumnos me hizo proponerle el uso de Arduino en una de las unidades del programa.

“¿Arduino? He oído hablar de él. ”

Le mostré la pequeña placa que hemos usado para hacer desde pequeños robots hasta ¡un arpa láser!

2015-03-20 13.41.57A las dos semanas regresó con las primeras actividades realizadas: ya podía encender un led y registrar un sensor.

Después descubrió que podía aplicar lo que había aprendido en la carrera de electrónica y simplificó el sistema, para tener solo el microprocesador conectado a un cristal y mantener el reloj bien definido.

Desarrollamos un trío de prácticas para que hicieran sus alumnos, y que a bajo costo se aplicaran en su casa: prender o apagar un foco con tiempo o con sensores y controlar una bomba de agua.

Han pasado unos meses y apenas ayer me visitó con su último avance.

“Mire profesor, ya lo tengo con Bluetooh, ¡para no tener cables!”

El tema le había encantado. La palabra encantado aquí significa que le ha hechizado, es decir, no ha dejado de trabajar en el tema y va recordando lo que sabía de ingeniería para hacer dispositivos mas complejos cada vez.

En un trabajo que presenté con otro estudiante (Eide,2016), platicábamos de lo que es la cultura maker y de cómo esperamos que esta impacte en los profesores para que ellos la apliquen en su modo de enseñar matemáticas.

captura

A este tipo de profesores los denomino Edumakers, y Eugenio se ha vuelto uno de ellos, pero en su caso trata de acercar la domótica a los chicos de su aula.

La imagen del inicio muestra el último de los dispositivos que ha logrado realizar. Es clara la forma maker de hacer las cosas: investigando en línea, usando lo que hay a la mano, avanzando a pesar de los obstáculos.

Eugenio terminará pronto la tesis y en sus planes futuros está hacer una pequeña empresa de domótica basada en estos dispositivos con Arduino.

Me siento orgulloso de haber tocado la vida de este profesor. Esta nueva forma de pensar ya está impactando en sus alumnos, que pueden ver que la tecnología puede ser creada por ellos mismos, como lo hizo su profesor.

¿Te interesa ser un Edumaker?

 

 

 

 

 

El aprendiz de bibliotecario

¿Sabes porqué me gustan las bibliotecas? Si quieres saberlo lee este post de mi blog.

15julpedroz09

Debo admitirlo: de pequeño no existía el internet. Y en mi casa no había muchos libros. Pero un día me enteré que había un vecino que te rentaba las enciclopedias por un veinte para hacer las tareas. Y fui para hacer la tarea. Pero sus enciclopedias eran muy viejas.

Después me enteré que existían las bibliotecas. Por ejemplo, a la vuelta de la escuela, en la Libertad, existe todavía una biblioteca, que a veces está abierta, otras no, por falta de presupuesto.

Ahora es más fácil encontrar información, pero antes las bibliotecas eran tesoros de conocimiento.

Una de las cosas de la vida que más me gustaba de niño era andar en bicicleta. Lo que no es algo insólito en un niño, pero conforme crecía me iba alejando de mi casa más y más. Solía escaparme después de comer. En una ocasión me alejé tanto que ya empezaba a atardecer. Había cruzado el río Atoyac y pasé de Pueblo Nuevo hasta llegar a Manantiales.

No más de 5 kilómetros, pero para mí ya era toda una odisea. Allí encontré otra biblioteca, que solo pude visitar por diez minutos. Recuerdo que era una casa pequeña a la que tenías que subir por unas escaleras de metal muy empinadas, y justo enfrente de un parque.

En la secundaria tuve acceso a la biblioteca, pero como ocurre en muchos casos, los libros los prestaba poco para que no se maltrataran. Lo que si conocí en ese lugar fue la trova, que mi prefecto me presentara con la voz de Milanés cantando “Yolanda”

Ya en el bachillerato me tocaba hacer servicio social, así que pregunté si se podría hacer en una biblioteca, en una que estaba en el centro en la ex cancha de San Pedro. Antes un hospital, en sus espacios enormes los libreros y revisteros se veían diminutos. Me aceptaron como apoyo en la hemeroteca. Mi tarea era simple: acomoda las revistas en orden, si te piden un material lo buscas y lo reacomodas cuando lo regresen, recibir los recados. Y eso era lo que más hacía porque el encargado aprovechaba que estaba ahí y se iba a tomar sus copas en la cantina de la esquina. Eso no me gustó cuando tuve que irle a dar el recado hasta adentro del antro porque urgía su presencia. Fuera de eso me encantaba el lugar porque podía leer a mis anchas periódicos de otros años. Me encantaba el nacional porque tenía cuentos y poesías. Pero otros tenían historietas. Y ahí me enteré en los ochentas que aparecía la epidemia del siglo: el sida.

Pero me cambié a la Biblioteca Central, que quedaba a veinte calles de mi casa, más moderna, con más personal. Ahí mis actividades eran más variadas, pero me enseñaron el sistema de clasificación, y su director, el maestro Othón, era un intelectual que generalmente respondía mis preguntas sobre los más variados temas. Ahí fueron a tocar los Patita de perro cuando apenas estaban empezando. Ahí leí mucha ciencia ficción y vi por primera vez una araña viuda negra al limpiar la hemeroteca. Esa biblioteca se movió años más tarde al centro, a San Francisco: Biblioteca Miguel de la Madrid. La visité una vez y me enteré de la vida de algunos de los compañeros.

Para ese entonces ya tenía un par de libros, y uno de los retos era tener más libros que Bastian Baltazar Bux, de la Historia sin fin, ¡que tenía cien!

El haber sido, si no bibliotecario, aprendiz de bibliotecario, me dio cierto amor por las bibliotecas.

En la carrera me hice amigo del bibliotecario y, cuando lo cambiaron, también de la bibliotecaria.  La biblioteca de la Escuela de Físico Matemáticas estaba en el tercer piso de uno de los edificios junto a la 14 sur. Era el equivalente a dos salones de clase. En uno estaba el acervo y en el otro las mesas. Era un servicio cerrado en el sentido de que debías pedir el libro después de revisar el fichero. Pero a lo que a mi me gustaba era entrar a los libreros y pasarme horas hojeando a voluntad. ¡Cuántas horas me pasé ahí perdido entre los textos de geometría, de análisis, de divertimentos matemáticos, de álgebra abstracta!

En muchas ocasiones, en mis viajes, era obligatorio conocer la biblioteca del lugar, si la había. En cada universidad, en cada pueblo, en cada facultad. Este amor por las bibliotecas te hace valorar cada libro y cada espacio de lectura. Como el Consejo Puebla de Lectura que recupera su espacio en estos días.

Debo confesar ahora que no siempre he tenido una cámara en la mano, por lo que no puedo documentar gráficamente esas visitas, pero si puedo rememorarlas.

La última confesión es que envidio tres bibliotecas. La de Alejandro, con sus miles de volúmenes y con forma de biblioteca antigua y religiosa, que pongo en este post de portada. La de Domingo, con sus libros en Ruso de historias y ciencias de esas lejanas tierras.  Y la del maestro Pepe, construida en su jardín,  donde escribe matemáticas, y nunca me dejó entrar.

¿Cuáles son tus bibliotecas favoritas?

Un apunte

Un poco sobre los borradores de mis entradas de blog

Generalmente suelo escribir los borradores directamente en la computadora o, como en esta entrada, en el celular.

Suelo usar Evernote por la facilidad de cambiar del celular a la tableta o a la compu. ¡Es muy cómodo!

Sin embargo hay ocasiones en que no es posible o correcto usar la máquina.

Esta hojita de la foto fue un borrador de una de mis entradas favoritas del blog Con-ciencia en radio BUAP. La entrada sobre mujeres espías y con la agente Cárter como protagonista.

Debo confesar que mi letra no es muy bonita, pero debo decir algo más: empecé a escribirla porque me aburría tremendamente alguien que estaba hablando mucho sin decir gran cosa.

Así que para no bostezar, o vomitar, disimulé y le hice creer que tomaba notas de lo que decía. No creo que me pusiera mucha atención pero este papelito me ayudó a escribir aquella entrada que me gustó tanto.

¿Tú has tenido alguna experiencia parecida?

Una del Santo

Te cuento el origen de este relato y puedes escuchar las primeras dos partes de la versión para radio.

8973928112_493a392c6a_m

El viernes 6 salió publicado en el blog de Radio BUAP un cuento sobre el Santo que escribí como un pequeño homenaje a ese héroe de mi infancia y aprovechando que en México ese día se conmemora a los Reyes Magos.

Y recordaba a otro de mis ídolos de la infancia, Capulina, que a llamaban, “el campeón de humorismo blanco”. También recordé el título de una película que en su momento me impactó “Santo contra Capulina”

Me preguntaba ¿Cómo se enfrentarían si Capulina es mas bueno que el pan? ¡Y el Santo también es bueno! Mi pobre cabecita no lo concebía.

 

santovscapulinawc
Este y mas carteles del Santo aquí

 

Así que inspirado de ese modo escribí para el blog el cuentito de “Santo contra los Reyes Magos” que puedes leer aquí.

Pero el mismo 6 de enero me regalaron algo muy bonito: los compañeros de Radio BUAP adaptaron el texto en ¡una especie de radionovela!, claro en formato de podcast.

No lo podía creer, escuchaba maravillado aquello que había imaginado para mi texto.  Fue muy emocionante oír los diálogos en voces fuera de mi mente, efectos de sonido y algunos detalles de la adaptación que en mi texto original no estaban pero que le daban cierto sabor que me gustó mucho.

Aquí está la primera parte:

Días después han trasmitido la segunda parte:

Espero que pronto publiquen el final. ¡Será asombroso!

 

 

 

Nuevas libretas

Con estas nuevas libretas inicio el año, pero no son diarios ni bullet journal. Mira que son.

2017-01-02-18-47-45
A la izquierda la libreta que usé de 2014 a 2016, a la derecha la de 2017

La libreta de bitácora me es útil para ir anotando lo que va pasando en la semana y que es digno de recordar.

Aunque no lo crean cuando decidí empezarla, en el 2014, lo hice tras reflexionar acerca de tener este registro en papel o de manera digital. Y esto lo pensé mucho, y decidí que esta parte de mi actividad sería en papel.

Una razón para esto es que no se necesita energía para leerlo. Es tal vez la mejor razón por la que los libros en papel existen todavía. Y es algo que valoras cuando quieres leer en un lugar donde no hay electricidad.

Además, y esto es menos objetivo, muchas veces prefieres leer un libro que puedas hojear, oler, aventar si no te gusta. Y esto también es un pequeño punto a favor sobre los ebooks. Y recuerdo mucho a Asimov cuando habla del libro en ese magnifico texto El indestructible.

Como sea me ha gustado mucho hacerlo así y ha sido muy divertido.

Bitácora y no diario

2017-01-02-18-48-01

Como pensé que usaría una hoja diaria compré esta libreta de 290 hojas. La triste realidad es que terminé escribiendo de manera semanal, y muchas veces no sabía que poner o no creía que hubiera algo interesante.

Sin embargo fue cuestión de tiempo hacer la costumbre, los domingos por la mañana, de escribir lo que había pasado, a donde había ido, que había hecho, que habían hecho mis alumnos o mis hijos que fuera interesante.

Inclusive adquirir una nueva herramienta o juguete quedó registrado en este documento.

Con recortes pero no scrapbook

Otro descubrimiento fue la posibilidad de poner recortes pero no a modo de scrapbook. De hecho no puse muchos recortes sino elementos que permitieran recordar las actividades. Hay muchos boletos de cine, conciertos y de lugares visitados. Invitaciones a fiestas y eventos oficiales de la universidad, así como los gafetes de los congresos.  Es por eso que la libreta quedó deforme, y en las últimas semanas no se podía escribir bien. Y sin embargo todo lo que está ahí dentro tiene un valor documental y sentimental enorme.

No es un bullet journal

En estos días he sabido lo que es un bullet journal, de hecho Rydell Carrol, su creador, lo explica muy bien en este video.

Ya había visto de pasada videos de como hacían listas y lo decoraban, pero no entendía como se diferenciaba de mi bitácora. Sin embargo, al leer How one notebook could replace all the productivity apps that have failed you me quedó muy claro.

No es un diario de campo

Y tal vez al inicio quería una libreta organizadora, pero no fue lo que realmente necesitaba puesto que ya tengo una libreta que hace algo así

2017-01-02-18-48-40
Libreta de notas para el 2017

En esta libreta organizo un poco las actividades y anoto lo que estoy observando y las ideas que se me ocurren cuando estoy haciendo algo. Sin llegar a ser como un diario de campo, solo una libreta de notas.

Digamos que esta libreta se ocupa de presente y el futuro y la bitácora registra el pasado.

Lo que tal vez agregue dentro de alguna de las dos es un diario de lectura. Me ha gustado mucho como lo presentan en este prezi.

Bueno, ya veremos que podemos hacer y aprender este año con estas libretas.

Corazón de Tinta

Corazón de tinta

Me lo compré con la intensión de que lo leyera mi niña. Pero como es natural primero lo he leído yo.

No con muchas ilusiones pues empecé a ver la película con Brendan Fraser y no la terminé.

Sin embargo aquí me topé con algo que vale la pena.

Y es que en sus primeros capítulos tiene frases que me han agradado mucho. Por ejemplo, la inscripción en la puerta del taller de Mo:

Algunos libros deben ser paladeados,
otros se engullen,
y sólo unos pocos se mastican
y se digieren por completo

 

Y es que este libro es para los amantes de los libros. Ve a los libros como amigos de viaje, mira porqué:

-Si llevas un libro a un viaje- le había dicho Mo cuando introdujo el primero en la caja- sucede algo muy extraño : el libro empezará a atesorar tus recuerdos. Mas tarde, te bastará con abrirlo para trasladarte al lugar donde lo leíste por vez primera.

 

Y sobre los que escriben los libros hay un párrafo muy curioso:
Libro
La historia es buena, y te mantiene entretenido. Pero lo que mas me gusta son las ideas que te da. Ideas sobre un libro sobre una tierra fantástica. Con personajes tan interesantes que al salir a esta realidad se vuelven mas feroces, mas peligrosos.

También esta manera de ensalzar al libro por lo que te da. Por los cuentos, pero también por la compañía, por los personajes pero también por los sustos. Por ser objetos valiosos, por su costo, pero también por su historia.

Una característica importante: es la puerta a otros libros. Y esto lo consigue con las citas que Cornelia Funke, la autora, pone al inicio de cada capítulo. Desde Winnie Pooh, hasta el Hobbit, y muchos otros que no conozco, sirven de entrada al capítulo con una frase extraída de ellos. Y de ahí que te preguntes ¿y este libro que tal estará? ¿o reconozcas muchos libros queridos como el Libro de la jungla.

Creo que la única cita que no es de un libro es esta:

Solamente el lenguaje nos protege del espanto de las cosas sin nombre. Toni Morrison.

Porque lo que no se puede nombrar nos da miedo, como el que tenían los magos de Harry Potter con el que tu ya sabes.

Después de leer el libro busqué la película. Y han cambiado varios elementos del argumento, pero es muy entretenida y hasta con final feliz.

Si tienes un niño que le gusten los libros,  puedes leer con él este y lo disfrutarán juntos.

¿Me cuentas tu opinión si lo lees?

 

¿Porqué es importante Chava Flores?

chvf

Alguna vez siendo niño escuché una canción, nunca he acabado de entender, pero que suena divertida. Era el gato viudo y después de un tiempo me enteré que era de Chava Flores.

 

Y luego mas grandecito me encontré con esta joya que habla de una mujer interesada.

Si yo te bajara el sol, ¡quemadora que te dabas!

 

¿Quieres más razones para escuchar a Chava Flores? Van varias mas.

Porque es Divertido

Basta escuchar cualquiera de sus canciones, desde la introducción musical, para sonreír, y disfrutar de escenas de mucho humor.

Me parece que un buen ejemplo es esta descripción de un velorio muy en su estilo:

 

Y de mención obligada es la de los gorrones:

 

Porque retrata al pueblo de ayer (y tristemente de hoy)

Aunque sus canciones las escribió a partir de los cincuenta, en muchos casos siguen siendo vigentes.

Por ejemplo este sueño de hacer rendir el salario:

 

O bien como nos va el fin de semana.

 

Y su pregunta retórica ¿a qué le tiras cuando sueñas mexicano?

 

Porque es un poeta

Y no solo porque describe situaciones románticas como en la taquiza:

 

Sino por sus formas de hablar de amores desdeñados, como en carta a Eufemia.

 

O por su dominio de la palabra elegante y precisa, como en Ingrata perjida:

 

O que tal ¿el retrato de Manuela?

 

 

Y porque me gusta

Su primera canción es sobre una película de vaqueros, y en una sola frase nos damos cuenta que seguimos igual: aunque no haya mas que balazos el cine está que revienta.

 

¿Quién hará algo parecido?

No hay otro compositor que haya tenido tantas canciones que describan la situación de nuestro pueblo de manera tan prolífica, pero hay algunas canciones que merecen meción.

La renta es una canción de una pareja que se separa, y dejando de lado los sentimientos la preocupación es quien pagará la renta.

 

O la Maldita vencidad con El circo:

 

O Café Tacuba con la Chilanga Banda (a que no puedes traducirla al español)

 

O el Tri con el niño sin amor

 

O EL haragán, con Èl no lo mató

 

¿Y que tal el vaquero rocanrolero?

 

Creo que lo mas cercano sería Rockdrigo González. Empezando por su nostálgica Balada del asalariado

 

El metro Balderas que hiciera famoso el Tri:

 

O el asalto chido:

 

Y cerramos con el himno de muchos de nosotros: ¡que feo estoy!

¿Qué opinas? ¿quien se acerca más a Chava Flores?