La clase de cabeza

Este título pareciera referirse a una clase en donde reina el caos y se ha perdido el control, pero en realidad de lo que voy a hablar es de una estrategia de aula que puede dinamizar un curso.

El flipped classroom es una estrategia propuesta inicialmente por Jonathan Bergman y Aaron Sams en 2007. A partir de que descubrieron software para grabar presentaciones lo aplicaron para que los alumnos que no pudieran asistir a clase se pusieran al corriente. Sin embargo, otros alumnos se enteraron de esos videos y empezaron a utilizarlos para repasar los temas.

En la actualidad la clase invertida, como se le dice comúnmente en español, ha definido una estrategia centrada en el estudiante en donde se desarrolla cierto tipo de actividades en casa y la otra parte en el aula (Bishop & Verleger, 2013).

Usando la taxonomía de Bloom, las actividades que se diseñan para hacer en casa tienen que ver con habilidades del pensamiento inferior (aplicar, comprender y recordar) las cuales pueden ser realizadas de manera individual. Las actividades a realizar en el aula se relacionan con las habilidades de pensamiento superior (analizar, evaluar, crear) y se propone que se realicen de manera colaborativa.

De este modo, la exposición o cátedra que generalmente da el maestro, se traslada a la casa mediante videos u otras herramientas y los ejercicios que se dejaban de tarea se realizan en el aula. De ahí el termino de clase invertida.

Los pasos a seguir

En la siguiente figura se resume el proceso propuesto para invertir una clase.

Esquemamio

El primer cuadro indica una actividad de diseño por parte del profesor: el desarrollo o la curación de contenidos.

Desarrollar implica hacer tus materiales usando las herramientas al alcance del docente. Estos materiales no solo implican el uso de videos, sino de infografías, resúmenes, cuestionarios, líneas de tiempo, entre otros.

La curación de contenidos es la actividad de escoger los contenidos más adecuados de los muchos que se pueden hallar en internet. Escoger los adecuados y de ser posible los mejores. Al definir su uso le agregas valor pues pudiera ser que una noticia, una imagen, un audio no estaban pensados para una clase, pero encuentras en ellos los elementos para usarlos en la tuya.

El segundo cuadro indica la difusión de los contenidos mediante alguna plataforma, de preferencia un LMS como Blackboard, Moodle o Edmodo. Esto te permite tener control de la visualización de los mismos, así como las herramientas que acompañan a la visualización por parte del alumno: un cuestionario, una actividad que recoja la información que se visualizó.

Las siguientes actividades se realizan en clase. Se evalúan los contenidos vistos en casa, se da la retroalimentación resolviendo dudas.

Después se realiza un trabajo colaborativo, resolviendo los ejercicios en equipos, parejas o de manera grupal. Se alienta el uso de comunicaciones electrónicas paralelas a este trabajo para compartir o solicitar información.

Finalmente, los resultados de los ejercicios se socializan, ya sea frente a clase o por medios electrónicos.

Un ejemplo de los  pasos de diseño del curso con Flipped classroom, nos lo brindan Estefanía Argente, Ana García-Fornes, y Agustín Espinosa  (Argente, García-Fornes, & Espinosa, 2016):

Selección de videos y bibliografía relevante: vídeos que cumplían los siguientes requisitos: duración entre 5 – 10 minutos (máximo 15) y exposición clara y amena del contenido didáctico. Todos estos vídeos se han dejado disponibles a todos los alumnos de la asignatura como material de apoyo y complemento.

Elaboración de videos propios: Para las 10 unidades didácticas de la asignatura se han elaborado una serie de vídeos que cubren todo el contenido de la asignatura, con la misma estructura y organización que el resto de materiales proporcionados (libro y transparencias de clase).

Elaboración de tareas de verificación: Tareas entregables y diversos exámenes on-line, con los que los alumnos pudieran demostrar que habían visualizado el material obligatorio, así como determinar su grado de comprensión de dicho material.

Elaboración de la “guía de actividades”: Para facilitar el trabajo del alumno, por cada unidad temática se elaboró un documento explicativo con la relación de vídeos de consulta obligatoria, las tareas a realizar por cada vídeo y, muy importante, la fecha límite para entregarlas.

Elaboración de actividades de trabajo en grupo: Para las sesiones de aula, se diseñaron las actividades en grupos de 2 a 4 alumnos, para favorecer la participación activa y la discusión.

Planificación de las sesiones de aula:  se redujo el número de sesiones de aula para así garantizar tiempo suficiente para la visualización de los vídeos y la realización de las tareas asociadas.

Publicitación del material: Todo el material elaborado (incluidos los vídeos, las tareas entregables, las guías de trabajo, los boletines de problemas, etc.) se ha dejado disponible en la plataforma on-line de la institución.

Ventajas y dificultades

Argente también nos habla de las ventajas del método, que son comunes cuando se aplica: la participación del alumno es más activa, están más motivados a seguir la clase, obtienen mejores resultados en promedio. Por parte de los profesores tienen una experiencia positiva y enriquecedora.

Angel Fidalgo (Angel Fidalgo, 2017) nos advierte sobre algunos mitos de la clase invertida: no basta con ponerles videos a los alumnos para ver en casa para que la clase mejore. Como se mencionaba arriba, el diseño de la actividad de casa se define no para que el alumno prepare la clase, sino para que realice actividades que implican menos actividad, como la cátedra o la lectura de un texto. Asimismo, estas actividades en casa tampoco garantizan actividad en la clase si el diseño de las mismas no es el adecuado.

Además, no es conveniente que todas las clases se realicen con este diseño ya que no implica menos esfuerzo para el profesor o para el alumno.

Finalmente

Es evidente que esta estrategia de enseñanza se empodera con la tecnología, pero inicia con la intensión del profesor de invertirse, es decir, de dejar de ser el centro de la actividad en el aula, lo cual no es fácil para los docentes.

Referencias

Angel Fidalgo. (2017). 5 mitos sobre Flip Teaching que debes conocer – Innovación Educativa. Retrieved November 12, 2017, from https://innovacioneducativa.wordpress.com/2017/11/09/5-mitos-sobre-flip-teaching-que-debes-conocer/

Argente, E., García-Fornes, A., & Espinosa, A. (2016). Aplicando la metodología Flipped-Teaching en el Grado de Ingeniería Informática: una experiencia práctica*. In Acta XXII Jornadas sobre la Enseñanza Universitaria de la Informática (pp. 221–228). Retrieved from https://riunet.upv.es/bitstream/handle/10251/78306/Argente%2C Garcia%2C Espinosa_Aplicando la metodología FlippedTeaching en el Grado de Ingeniería Informática.pdf?sequence=3

Bishop, J., & Verleger, M. (2013). Testing the flipped classroom with model-eliciting activities and video lectures in a mid-level undergraduate engineering course. Proceedings – Frontiers in Education Conference, FIE, 161–163. https://doi.org/10.1109/FIE.2013.6684807

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s