Vuelta al agua

Me sentía como el bebé de la portada del álbum de Nirvana.

Con la diferencia de que si tenía un short y no había por ahí un billete pendiente de un anzuelo.

Lo había pospuesto y tenía tal vez un poco de duda, pero finalmente me he decidido a regresar a la natación.

Que es bueno para la salud, que será bueno para tu pierna, que te ayudará con la tos. Nada de eso me motivó tanto como el placer de estar en el agua.

¿Recuerdan? En cuanto te sumerges el mundo desaparece. Se esconden los otros y las penas se hacen menos. Te olvidas de las deudas y de las ganancias, tan solo te concentras en lo más importante, controlar el oxígeno.  es co

Mueves los brazos, las piernas, la cadera, y es como si bailaras en una gravedad menor, como de 0.6.

¡Y flotas!

Puedes estar horas flotando mientras meditas en la novela de ciencia ficción que escribirás algún día, o en como los castores llevan a sus crías en la panza.

Realmente lo disfrutas.

Ah, olvidé mi bloqueador solar.

Anuncios

1 comentario en “Vuelta al agua”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s